Seleccione el tipo de búsqueda
  • Sitio
  • Web
Search

Noticias

CAFETEROS NO DAN PASO ATRÁS : Miguel Rodríguez Hortúa

CAFETEROS NO DAN PASO ATRÁS : Miguel Rodríguez Hortúa

Author: AlianzaVerde/jueves, 28 de febrero de 2013/Categories: Columnas de opinion

Rate this article:
No rating

 

En los últimos 60 años nuestros campesinos han puesto la mayor cuota de sangre, en una guerra interna, que no la inventan en el campo, que nace de las entrañas de la alta dirigencia política colombiana. Primero por los odios partidistas y luego por su propia manguala en el frente nacional, para adueñarse de nuestros impuestos y riquezas naturales, en asocio con los gringos. La familia campesina ha sido obligada por un lado, por el propio estado y por el otro, por los grupos al margen de la ley, a entregar a sus hijos apenas en el albor de la vida, para convertirlos en carne de cañón, en una guerra fratricida donde los de abajo ponemos los muertos y los de arriba se quedan con los honores y dividendos económicos que genera este infame conflicto interno. La mujer campesina es sin lugar a dudas la más sufrida en este triste y largo episodio de la historia colombiana. Desde muy temprana edad es puesta en la mira de todos los grupos armados que transitan en las áreas rurales. Su estado de indefensión al lado de sus padres que son humildes campesinos, las convierte en presa fácil para que en nombre de la revolución, del paramilitarismo, y por miembros de la fuerza pública, estas niñas sean reclutadas o conquistadas para la explotación sexual. Esta perversa práctica se ha convertido en principal factor de desplazamiento en Colombia. Hace ocho días escuchaba el “lacónico” discurso de un parlamentario huilense, en el cual hacía un desalentador diagnóstico sobre el campo colombiano. Según su óptica: el sector cafetero, el cacaotero, el tabacalero y arrocero, están en total quiebra. Razón por la cual hoy los campesinos se movilizan y promueven un paro nacional, para presionar al gobierno en busca de soluciones inmediatas. ¿Cómo es que este congresista huilense que estuvo 8 años amamantado en el gobierno de Uribe y, ya lleva más de 2 en el de Santos, no haya hecho nada por el sector agropecuario, que lo ha elegido 3 veces, para que defienda sus intereses? Otro parlamentario huilense manifestaba en los medios: “que se une a la campaña de un candidato a la gobernación, para pedirle que impida la construcción de más represas en el Huila”, ¿acaso este no es el mismo que promovió la construcción del quimbo, al lado de su jefe Uribe? Este sí es el chiste del año. Lo que nuestros campesinos reclaman es mínimo; frente al costo en vidas, atropellos, abandono estatal y desplazamiento que a diario afronta el sector rural. El Gobierno nacional no tiene otra alternativa, que destinar recursos económicos para contrarrestar en forma inmediata el paro cafetero, antes que este cobre dimensiones más graves y de difícil retorno; una puede ser: destinar el impuesto del 4 x 1.000, para el subsidio agrario, que es una de sus peticiones, y la otra: eliminar los impuestos de importación y de comercialización, de los insumos agrícolas. De lo contrario los cafeteros no darán… ni un paso atrás. [email protected]
Print

Number of views (723)/Comments (0)

Tags:

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment