Seleccione el tipo de búsqueda
  • Sitio
  • Web
Search

Noticias

Las calles son nuestras: Michel Maya

Las calles son nuestras: Michel Maya

Author: AlianzaVerde/viernes, 01 de marzo de 2013/Categories: Columnas de opinion

Rate this article:
No rating

 

Cuenta el mito que en algún momento un grupo social sedentario se reunió y acordó vivir junto, en sociedad, haciendo un “contrato social”, un manual de reglas de juego que facilitarán el vivir juntos y sacarle el máximo provecho posible a esa “asociación”. La sociedad es una entidad viva, cambia a diario, respira, es. La ciudad es la gente, Cali está en ebullición, una urbe que despierta, sueña, se atreve a vivir y por lo tanto enfrenta diariamente crisis sociales.

Crisis es sinónimo de cambio, frente a las problemáticas la ciudadanía reacciona manifestándose pública o privadamente, en ocasiones de modo pacífico o violento, donde el imaginario colectivo prevalente en las nuevas generaciones rechaza la violencia y promueve la consciencia.

Henry David Thoreau denominó este fenómeno como “El deber de desobediencia civil”, dando gritos de alerta al gobierno de que algo no está bien, algo puede estar “no representando” los intereses generales de la sociedad.

Las marchas de los usuarios del MIO, y los paros protagonizados por los transportadores del sistema tradicional de buses, o las protagonizadas por los desplazados no reubicados en el oriente de Cali son claros ejemplos de manifestaciones ciudadanas. Inconscientemente, la ciudadanía no sólo está saliendo a reclamar derechos constitucionales, también está construyendo sociedad y fortaleciendo la democracia.

Thoreau, considerado el padre de la desobediencia civil y el accionar pacífico, fue arrestado al negarse a pagar un impuesto destinado a la guerra con México. Sin lugar a dudas, las manifestaciones sociales pacíficas contribuyen al control político y social como mecanismos necesarios para lograr los anhelos de una sociedad viva que quiere la paz, desarrollo económico y justicia social, algo que redunde en una ciudad humana, del siglo XXI donde la vida sea el Valor supremo y el ser humano el centro de desarrollo.
Print

Number of views (637)/Comments (0)

Tags:

Leave a comment

Name:
Email:
Comment:
Add comment